La huella de carbono de nuestras actividades

Según las indicaciones del grupo intergubernamental de expertos sobre el cambio climático (IPCC), la tasa de emisión anual correspondiente a cada habitante del planeta para el año 2020, debería ser de 1,4 toneladas de CO2eq anuales. Sin embargo, los valores actuales están muy por encima.

La media anual mundial es de alrededor de 6 toneladas de CO2eq aunque existen grandes diferencias entre unos países y otros. La tasa de emisión media per cápita de los estados del Anexo I del Protocolo de Kioto (países desarrollados) es de 12,8 toneladas de CO2eq, mientras que en la mayoría de los países en desarrollo, la huella anual per cápita no supera las 2 toneladas.

Transporte y CO2

En España, el transporte supone un 25% del total de emisiones de carbono emitidas a la atmósfera.

Nos movemos para ir a trabajar y estudiar, para ir de vacaciones y para disfrutar de nuestro tiempo libre. Según cuál sea el sistema de transporte empleado, nuestra huella de carbono aumenta más o menos por cada kilómetro recorrido. Pese a que hay aspectos de nuestra movilidad que seguramente no podemos modificar (como el lugar de trabajo), seguramente hay algunas pautas de movilidad que podemos cambiar y, si no, tratar al menos de reducir sus emisiones.

Cada uno de nosotros debería plantearse algunas cuestiones básicas:

  • ¿Existen alternativas al coche para desplazarnos cada día al sitio de trabajo o estudio? ¿Por qué no los utilizamos?
  • ¿Vamos a comprar a tiendas cercanas o nos desplazamos en coche a un gran centro comercial alejado de casa? ¿Es necesario que nos movamos todo el día de arriba para abajo? ¿Podemos trabajar total o parcialmente en casa? ¿Podemos volar menos?

Se calcula que en el año 2050 seremos 10.000 millones de personas en la Tierra. Y la Tierra puede absorber un máximo de 10.000 millones de toneladas de carbono al año. La operación matemática es simple: sólo tendríamos permitido emitir 1 tonelada de carbono por persona y año.

En un viaje en avión de Madrid a Londres (3.000km aproximados por viaje de ida y vuelta) las emisiones por persona son de casi media tonelada de CO2. En coche, emitimos aproximadamente 750kg de CO2 por cada 5.000 Km recorridos. Una tonelada de CO2 es la emisión anual media de una persona en Mozambique.

Emisiones de las diferentes alternativas de transporte para personas

España es el quinto país de la UE en emisión de gases de efecto invernadero, aportando el 9% del total de las emisiones de CO2 equivalentes. Con una media anual de 7,6 toneladas de CO2 por persona, supera en varios puntos la media mundial de 4,5 toneladas por persona. El sector del transporte europeo es el único que mantiene un constante aumento de sus emisiones de CO2 desde 1990 (+26%). Sólo los coches particulares ya son responsables del 12% de las emisiones de gases de efecto invernadero. En España, la situación no es mejor: detrás de las emisiones de las industrias del sector energético que representan el 28% del total de las emisiones, el transporte genera ya el 25% de nuestras emisiones (de las cuales, más de la mitad se debe a los turismos).
En la actualidad hay 28.531.183 vehículos en España, 1,3 vehículos por hogar, de los cuales el 48,97% es de gasoil y 50,39% de gasolina.

El total de emisiones de CO2 a cargo del transporte en España en el año 2007 fue de más de 100 millones de toneladas divididas de la siguiente manera:

  • VEHÍCULOS PESADOS: 33.854 kt de CO2
  • MOTOCICLETAS: 201 kt de CO2
  • VEHÍCULOS LIGEROS: 14.629 kt de CO2
  • TURISMOS: 52.179 kt de CO2

El dióxido de carbono es un producto de la combustión de cualquier hidrocarburo. Los motores de gasolina emiten 2,3 kg de CO2 por litro de combustible y los diesel 2,6 kg de CO2 por litro (3).

Valores estimados para un pasajero por coche, por cada pasajero adicional se debe aumentar un 3% en la cantidad de CO2 emitido.